BIODIVERSIDAD Y MINERIA

En el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre medio ambiente y desarrollo celebrada en Río de Janeiro en 1992, más de cien países, entre ellos Argentina, suscribieron el convenio sobre la diversidad biológica.
Se trata de una norma-marco, que Argentina ratificó por ley 24.375 en el año 1994, casi en concordancia con la modificación de Nuestra Carta Magna ; la que, entre otros, estableciera en su articulado número 41 la obligación de las autoridades a preservar la biodiversidad.
El convenio se sustenta en tres hitos fundamentales: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que genera dicha utilización.
El convenio, define a la biodiversidad como “la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte: comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas” (artículo 2).
El Convenio sobre la Diversidad Biológica intenta poner cierta claridad en definiciones tales como la de material genético (“todo material de origen vegetal, animal, microbiano o de otro tipo que contenga unidades funcionales de la herencia”), recurso genético (“el material genético de valor real o potencial”) y recurso biológico (“los recursos genéticos, los organismos o partes de ellos, las poblaciones o cualquier otro tipo de componente biótico de los ecosistemas de valor o utilidad real o potencial para la humanidad”). Además, incluye como fuente de biodiversidad a los “ecosistemas artificiales” (comunidades nativas) -y sus componentes y productos derivados-,
El cuerpo del Convenio requiere de las naciones modificaciones en sus leyes, las que deberían acompañar e inducir un cambio de las estructuras jurídico-económicas si se desea que el espíritu del Convenio se imponga, entre ellas la educación, las políticas gubernamentales, la promulgación de legislaciones que encuadren los derechos de las comunidades nativas que regule su personalidad y determinación jurídica,
En materia de apropiación, o “acceso”, el Convenio exige: 1) un contrato (art. 15, párr.4º) que sólo podrá celebrarse sobre los recursos genéticos de los que la parte suministradora sea “país de origen” (art. 15, párr.3º); 2) el consentimiento fundamentado previo de la parte contratante que proporciona los recursos (art. 15, párr. 5º); 3) el intercambio de tecnología, incluida la protegida por patentes y otros derechos de propiedad intelectual (arts. 15, num.7 y 16, num. 3); y se fomentará que los beneficios derivados de la utilización de esos conocimientos, innovaciones y prácticas se compartan equitativamente (art. 8º, j).
El Art. 15 párrafo 3ro del Convenio sostiene que “…sólo se podrá contratar sobre los recursos genéticos de los cuales la parte suministradora sea país de origen”. Esto plantea dos problemas. Por un lado, sabemos que los ecosistemas no reconocen fronteras políticas, y que los recursos genéticos tienen varios países de origen. Además, los contratos de acceso no se realizarán entre países, sino entre “instituciones públicas y/o privadas”, dada la concentración de la industria y de la investigación biotecnológicas en las grandes corporaciones transnacionales. La representación del estado en esos contratos queda supeditada a lo que establezca cada legislación nacional – Nuestra Carta Magna en su Artículo 41 obliga a las autoridades a preservar la diversidad biológica –
El artículo 17, num. 5 del Convenio insta a los estados parte a cooperar a este respecto de conformidad con la legislación nacional y el derecho internacional para velar por que esos derechos apoyen y no se opongan a los objetivos del convenio
Con la definición expresada precedentemente, el convenio amplía sustancialmente el campo de acción conservacionista, que estaba acotado a los ecosistemas silvestres y sus componentes, se convierte así en un tratado superador de la estrategia mundial para la conservación, ya que apunta básicamente a la biotecnología, no sólo en sus materias primas -los genes-, sino también en sus procesos de invención, sin excluir a los conocimientos tradicionales asociados con el manejo sustentable de los recursos naturales, estén o no protegidos por derechos de propiedad intelectual.
El análisis sobre el estado de dichos recursos se refiere no sólo a las causas del deterioro sino también las propuestas para superarlo.
.
II.2 Biodiversidad y Minería

Consecutivamente a lo expuesto precedentemente desarrollamos el concepto de biodiversidad y la importancia sobre la misma, así como su interrelación con la actividad minera: Biodiversidad : -ampliando lo manifestado precedentemente- es la “variabilidad entre los organismos vivos provenientes de todas las fuentes, incluyendo entre otros, los ecosistemas terrestres, marino, acuático y las complejidades ecológicas de las cuales son parte. Esto incluye la diversidad dentro de las especies, entre las especies y los ecosistemas”. La biodiversidad incluye la variedad y variabilidad de la vida en la tierra. Esto se refiere a las diferencias dentro y entre los organismos vivos en sus distintos niveles de organización biológica- genes, individuos, especies y ecosistemas.
La biodiversidad incluye todos los organismos vivos y su diversidad genética, como, asimismo, los procesos que resultan de dicha diversidad.
Entre los mismos se encuentran la fotosíntesis, ciclos de nutrientes y polinización, diferentes especies-plantas, animales, hongos y microbios- interactúan en una variedad de procesos ecológicos para formar ecosistemas. Estos procesos son, a su vez, el resultado de las interacciones entre estas especies con sus ambientes físicos y químicos.
En un nivel macro el equilibrio de los gases atmosféricos a través de la fotosíntesis y la captura de carbono dependen de la biodiversidad, mientras que un 40%, aproximadamente, de la economía global se basa en procesos y productos biológicos
Los seres humanos crearon miles de nuevas variedades de cultivos y razas ganaderas, con beneficios de desarrollo distintos. Lo que ha permitido incrementar, en gran medida, la producción de alimentos y otros recursos naturales, que han nutrido el crecimiento y desarrollo de la sociedad humana.
Asimismo, la biodiversidad es la base de innumerables servicios ambientales (desde el suministro de agua potable y servicios de cuenca hidrográfica hasta el reciclado de nutrientes y polinización) que mantienen vivos a los seres humanos y al ambiente natural.
Los llamados servicios de ecosistemas incluyen:
1. Formación y mantenimiento de la fertilidad del suelo ( a través del ciclo de nutrientes)
2. Producción primaria a través de la fotosíntesis, como la base de sustento para toda clase de vida;
3. Producción de alimentos, combustible y fibras;
4. Provisión de refugio y materiales de construcción;
5. Control de flujos de agua y mantenimiento de la calidad de agua;
6. Control y purificación de gases atmosféricos;
7. Moderación del clima y de la temperatura;
8. Desintoxicación y descomposición de residuos;
9. Polinización de las plantas, incluyendo diversos cultivos;
10. Control de plagas y enfermedades; y
11. Mantenimiento de recursos genéticos (clave para la cría de ganados y los cultivos, la medicina, etc.)

Además de estos servicios esenciales del ecosistema , la biodiversidad, también es valiosa por motivos estéticos, espirituales, culturales, recreativos y científicos.

En muchos países en desarrollo se han implementado reformas reglamentarias y fiscales para el sector minero, orientadas a fomentar la inversión directa provenientes de capitales extranjeros.
Esta tendencia de abrir nuevas áreas para el desarrollo de los recursos minerales proporciona una oportunidad para que la industria minera demuestre que las prácticas han mejorado; inclusive tomando decisiones de no hacer.
Las empresas mineras tienen diversas alternativas para incrementar la conservación de la biodiversidad dentro de sus áreas de operación.
Ser proactivo en la evaluación y manejo de la biodiversidad es importante, no solo para las nuevas operaciones sino también para aquellas que estuvieron activas durante muchos años. Ya que por lo general, estas últimas debían cumplir requisitos normativos menos enfocados en la protección e incremento de la biodiversidad que los dispositivos actualmente vigentes.

Dejando de lado toda consideración ética y moral, que tienden a ser cada vez más parte de las políticas empresariales, es importante que la industria minera aborde el tema de la biodiversidad por una variedad de motivos comerciales, también.
Muchas empresas mineras adoptaron un enfoque cada vez más sofisticado para mejorar la biodiversidad, esto como parte de su compromiso de establecer y mantener una “licencia para operar” social o funcional
Así, la adopción de prácticas responsables sobre el manejo de la biodiversidad se ve cada vez más importante con respecto a:
1- El acceso a la tierra, tanto en la etapa inicial del desarrollo del proyecto como de la exploración continua para extender la vida de los proyectos existentes.
2- La reputación, que se vincula con la licencia para operar es un beneficio intangible, pero importante para los negocios y que puede influir profundamente en las percepciones de las comunidades, ONG y otros grupos de interés respecto de las operaciones de minería propuestas o existentes.
3- El acceso a capitales, especialmente cuando se debe obtener financiamiento para el proyecto de alguno de los bancos inversores signatarios a los principios de Ecuador
Estas instituciones financieras aplican las Normas de Rendimiento de Biodiversidad de la Corporación Financiera Internacional (IFC/CFI) respecto de las inversiones que superan los U$S 10 millones (reconociendo que posiblemente se adoptarán compromisos más fuertes para la evaluación y manejo de la biodiversidad).
Además, un buen manejo de la biodiversidad puede traer beneficios a las empresas, tales como:
a) mayor confianza y lealtad del inversionista,
b) procesos más reducidos y menos contenciosos para obtención de permisos como resultado de mejores relaciones con agencias reguladoras;
c) mejores relaciones comunitarias;
d) mejores asociaciones de colaboración con las ONG;
e) mayor motivación para los empleados; y
f) menores riesgos y responsabilidades.

II.3 Los Grupos de Interés
Los grupos de interés son grupos e individuos que afectan o están afectados por las actividades de las empresas mineras, dependiendo la escala e importancia del proyecto minero, los grupos de interés interesados en la biodiversidad pueden incluir a:
a) las comunidades locales
b) un conjunto de instituciones gubernamentales y multilaterales con interés en el manejo o la protección de recursos naturales o con responsabilidad sobre dichas actividades
c) inversionistas o compañías de seguros, que pueden establecer requisitos o pautas ambientales,
d) interesados en la conservación, incluyendo a las ONG internacionales, nacionales o locales, así como a las instituciones académicas o de investigación
e) empleados.
El compromiso de las comunidades posiblemente afectadas y otros grupos interesados en la conservación de la biodiversidad es fundamental para lograr el éxito de las iniciativas.
Además, es elemental que se involucre a la comunidad y a otros grupos de interés.
Esto con un objetivo de desarrollo, confianza, respeto y relaciones societarias. Lo cual debe apuntar a mantener informada a la comunidad sobre las operaciones que realizan las empresas mineras.

A modo de Colofón

La biodiversidad aparece no sólo como una multiplicidad de formas de vida, sino como zonas de reservas de naturaleza –territorios y hábitat de esa diversidad biológica y cultural, que hoy están siendo valorizados por su riqueza genética y sus recursos ecoturísticos.
En este sentido las políticas recientes en torno a la biodiversidad no responden tan sólo a una preocupación por la pérdida de especies biológicas y por su importante papel en el equilibrio ecológico del planeta. La biodiversidad se ha revelado como un enorme banco de recursos genéticos (que son la materia prima de los grandes consorcios de las industrias farmacéuticas y de alimentos). Por su parte, para los países y los pueblos donde se encuentran localizadas las áreas de mayor biodiversidad, ésta representa, por una parte, el referente de significaciones y sentidos culturales que son trastocados cuando son transformados en valores económicos; por otra parte, la biodiversidad es la expresión del potencial productivo de un ecosistema, ante el cual se plantean las estrategias posibles de su manejo sustentable, así como las formas de apropiación cultural y económica de sus recursos. Con la firma y ratificación del Convenio sobre la Diversidad Biológica, los Estados han reafirmado y consagrado su soberanía sobre los recursos biológicos, pero también han instituido responsabilidades explícitas, especialmente en lo referente a las normas de acceso a los recursos genéticos y transferencia de los mismos; al intercambio de información; a la cooperación científica y técnica; a la gestión de la biotecnología y a la distribución de los beneficios; compatibilizándolos con los ordenamientos nacionales e internacionales vigentes de propiedad industrial.
La minería puede afectar la biodiversidad a lo largo del ciclo de vida de un proyecto, tanto en forma directa como indirecta.
Los llamados impactos directos o primarios de la minería pueden ser el resultado de cualquier actividad que involucre el despeje de tierra (como la construcción de rutas de acceso, perforaciones de exploración, los tajos resultantes de la operación a cielo abierto o la construcción de embalses de relave) o descargas directas de los cuerpos de agua (descarga fluvial de relaves, por ejemplo, o liberaciones de embalse de relave) o al aire (tal como el polvo o las emisiones de fundición).
Por lo general, se pueden identificar fácilmente los impactos directos.
Los impactos indirectos o secundarios pueden resultar de los cambios sociales o ambientales inducidos por las operaciones mineras y por lo general, no se pueden identificar de manera inmediata.
Mientras que los impactos acumulativos ocurren cuando se desarrollan actividades mineras en ambientes influenciados por otros proyectos, tanto mineros, como no mineros.
Los impactos significativos son mayores cuando la actividad minera ocurre en áreas remotas, ambiental o socialmente sensibles.
El reconocimiento claro de la zona, en cada emprendimiento minero, será primordial para determinar el contexto de la biodiversidad de un proyecto propuesto.
En tales sucesos, el cuidado debería estar enfocado a desarrollar un conocimiento profundo de la biodiversidad local y la evaluación de oportunidades para el incremento de esta, o en su caso, la conservación creativa con los socios adecuados.-
La participación de los grupos de interés tiene un rol importante en el entendimiento de la interacción entre la minería y la biodiversidad y en la evaluación de los posibles impactos negativos.
Al desarrollar medidas atenuantes o iniciativas de conservación de la biodiversidad se deben respetar las culturas, costumbres y valores; reconocer e involucrar a las comunidades locales y a los grupos de interés, participar en el desarrollo social, económico e institucional de las comunidades y mitigar los impactos negativos.

Finalmente, deseamos culminar el presente capítulo con una cita del filósofo y antropólogo cracoviano , profesor de la Universidad de Harvard, Bronislaw Malinowski quien sostuvo que “….El trabajo de campo consta de dos técnicas básicas: el observador participante y el informante clave. El trabajo de campo implica un contacto directo y por un período de 3-4 años en la sociedad bajo estudio…..”

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA para la elaboración del presente.

• Acceso a la Biodiversidad, Acuerdo Marco (Propuesta COFEMA), Resolución 33/00, de fecha 6 de julio del año 2000.-
• IUCN/European Comission: Biodiversity-What is it, and Why is it being lost? Ed. 2003
(UICN / Comisión Europea: ¿Qué es la diversidad biológica, y ¿Por qué se perdió? Ed.2003.)
• IUCN: “Business and biodiversity”, ed 2002
(UICN: “Negocios y biodiversidad”, edición 2002)
• MALINOWSKI BRONISLAW “Los argonautas del Pacífico Occidental”. Pla. Barcelona. 1973. Pgs 19/ 42.
• NIRIMBERK DE CHIESSA, Patricia, “La Administración Sustentable de la Biodiversidad” Publicado en Cuadernos de Bioética Nº 1 Ed. Ad Hoc SRL, Arg, 2002 .
• ROLFE J. “Mining and Biodiversity: Rehabilitating Coal Mine Sites. Feature Article in Summer 2000-2001. Policy Journal of Australia, páginas 8-12
(ROLFE J. “Minería y Biodiversidad: La rehabilitación de las minas de carbón Sitio. Artículo de verano en el período 2000-2001. Política de Diario de Australia, páginas 8a-12do).
• TEN KATE, K. ”Biodiversity Offsets”: Views, Experience and the Business Case. IUCN and Insight Investment; 2004
(Ten Kate, K. “compensación de la biodiversidad”: opiniones, experiencia y las perspectivas de negocio. Insight Investment y la UICN, 2004
• WALSH, Juan Rodrigo “La conservación de la Diversidad Biológica” Capitulo 4, Estudio Analítico Nº5, FARN, 1996