CONCLUSIÓN DE TESIS: DESARROLLO SUSTENTABLE Y ACTIVIDAD MINERA – MAESTRIA EN MAGISTRATURA-UBA DERECHO-

IX CONCLUSIONES FINALES:

I- En relación con la ecuación “minería sustentable/ biodiversidad” podemos formular como posición personal en el presente trabajo las siguientes consideraciones:

Definitivamente, y conforme lo expresado en los capítulos precedentes, la actividad minera, posee un potencial impacto sobre la biodiversidad; para poder afrontar dichos impactos debemos introducir la ideas de “mitigar”; “rehabilitar” y “mejorar”

La mitigación implica seleccionar e implementar medidas para proteger la biodiversidad, de los impactos producidos por la minería.

En razón de lo expresado en el Capitulo de la EIA, del presente trabajo, los impactos pueden identificarse mientras se confecciona la EIA o durante la determinación de los aspectos ambientales importantes para el sistema de manejo ambiental, como parte de la rutina operativa o controlando las actividades de la empresa minera; El objetivo es prevenir los impactos adversos.

La rehabilitación significa tomar medidas para que luego del cierre de las minas, se devuelva la tierra a los usos que fueron previamente acordados.

La mejora de la biodiversidad se refiere a medidas que se adoptan parea mejorarla.

En tanto que las medidas de mitigación y rehabilitación son respuestas a los impactos o amenazas contra la biodiversidad que surgen de las operaciones mineras, las medidas de mejora se toman en respuesta a amenazas externas, fallas institucionales en el manejo o la protección (como falta de aplicación), o la falta de conocimiento científico respecto de la biodiversidad.
Esta es una distinción fundamental entre mitigación, rehabilitación y mejora.

I.1- En relación a la Mitigación consideramos que se deberían seleccionar medidas de mitigación, tales como:

Evitar impactos modificando una operación minera propuesta o existente para poder prevenir o limitarlos. La prioridad debería estar en adoptar acciones que los eviten. Un simple ejemplo puede ser cambiar la ubicación, pero la posición más extrema sería no proceder con el desarrollo. Este sería el caso, por ejemplo, de un depósito de mineral económicamente atractivo que se halla dentro de un Sitio de Patrimonio Mundial.-
Minimizar: los impactos implementando decisiones o actividades para reducir las consecuencias indeseadas de una actividad propuesta que afecte la biodiversidad, proponiendo acciones para ello, por ejemplo instalar tratamientos terciarios para eliminar el fosfato de los efluentes que podrían conducir a la eutrofización de los humedales y cambios en la composición de las especies, con impactos en la biodiversidad acuática.
Rectificar los impactos rehabilitando o restaurando el ambiente afectado. Esto incluirá la recreación del hábitat para restituir los usos de la tierra y valores de la biodiversidad que existieron en la zona con anterioridad a la actividad minera.
Compensar los impactos reemplazando o proporcionando recursos o ambientes sustitutos. Las medidas compensatorias se deberían utilizar como último recurso, para el caso esta podría incluir la compra de una zona de hábitat equivalente para su protección a largo plazo.

La aceptación de las alternativas de mitigación deberá acordarse con las correspondientes autoridades. Idealmente, las opciones deberían consultarse con los grupos de interés afectados o especialistas en biodiversidad.

Evitar los impactos es la mejor opción. De esta forma no se generan alteraciones sobre la biodiversidad. Las acciones para minimizar los impactos son la segunda opción y podrían incluir cambios en la ubicación de las rutas de acceso o de los diques de cola. Mientras que, las medidas para rectificar o compensar los impactos son la opción menos idónea.

Rehabilitar o restaurar es muy difícil de lograr si el área fue degradada en gran medida, en tanto que restaurar o recrear lleva mucho más tiempo y energía que la protección de la vegetación nativa existente.-

I.2 En cuanto a la rehabilitación, sostenemos que una vez que se establecen los objetivos del cierre de la mina, se debería producir un plan de rehabilitación, mediante el cual se deberían describir los usos finales de la tierra y los objetivos relacionados, proporcionando información detallada sobre:

1- manejo del suelo y material de destape, así como identificar aquellos que causen problemas (como materiales que generen acido, con altos niveles de metales, suelos salinos o materiales potencialmente dispersivos) de manera tal que sean colocados en la secuencia correcta
2- Procedimiento de manejo de la capa superficial del suelo, especialmente aquellos cuyo objetivo es conservar las plantas, nutrientes y la biota del suelo;
3- Técnicas de mejora del suelo para crear condiciones favorables para el crecimiento, tales como la aplicación de cal o yeso.
4- Técnicas para conservar y reutilizar la vegetación, incluyendo una cubierta protectora, una capa de malezas y arbustos cortados como protección contra la erosión y la introducción de semillas y troncos para el hábitat de fauna;
5- Procedimientos de paisajismo, incluyendo la construcción de controles contra la erosión y estructuras para el manejo del agua;
6- Técnicas para introducir vegetación;
7- Medidas de control de malezas antes y después de la rehabilitación;
8- Aplicación de fertilizantes; y
9- Plantación y programas de mantenimiento.-

Los planes de rehabilitación deberían ser revisados periódicamente a medida que surge mayor información sobre las condiciones del sitio, así como cuando se desarrollan nuevos procedimientos de rehabilitación.-

Los objetivos principales del control y la evaluación se orientan a confirmar que las operaciones de rehabilitación se realizaron conforme a los procedimientos acordados, proporcionando información en respaldo de las mejoras continuas, evaluando si se cumplen los objetivos de la biodiversidad y analizando la sustentabilidad a largo plazo de las zonas rehabilitadas

I.2.1 En los casos en que la destrucción permanente de un valioso ecosistema es inevitable, se pueden considerar, como último recurso, otras opciones compensatorias; tales alternativas se conocen comúnmente como “herramientas que compensan los daños producidos a la biodiversidad” (offsets).El concepto se desarrolló por primera vez en Estados Unidos, en la década del 70, durante el proceso de mitigación de las pérdidas de los humedales.

Una herramienta de compensación de la biodiversidad consiste en “un pago” para proteger la biodiversidad en una zona designada.
Los grupos de interés que proponen herramientas de compensación son organizaciones de conservación, empresas mineras, inversores y ciertas agencias gubernamentales, que ven una ventaja mutua en su desarrollo, Por ejemplo, algunas organizaciones de conservación ven en estas herramientas un medio legítimo para garantizar la protección a largo plazo de zonas adicionales, en respaldo de ganancias netas para la biodiversidad.

Por su parte, las empresas ven en dichas herramientas un mecanismo para mitigar los impactos en forma efectiva, garantizar sus licencias para operar e involucrarse en forma constructiva. Los inversores valoran los instrumentos de compensación en la medida que mitigan los riesgos potenciales, en tanto que los gobiernos consideran que juegan un rol en ayudar a reconciliar las demandas de desarrollo y la protección de la biodiversidad.

No obstante las partes que se oponen a las herramientas de compensación desafían la eficacia del comúnmente declarado “ganancias netas” para la biodiversidad y la base de dicha comparación. En especial argumentan que los impactos secundarios no se toman en cuenta al establecer dichas herramientas, aunque estos pueden ser considerablemente importantes en sectores tales como la minería (y de grados diversos más allá del control de las empresas)

Los críticos ven a las herramientas de compensación como una conveniente “cortina de humo” que permite a las empresas desarrollarse en zonas que de otra forma estarían fuera de sus límites, ya que crea una situación que tolera que se generen daños a la biodiversidad, que de otra forma no hubiesen sido aceptadas para quienes toman decisiones.

Nosotros consideramos que al respecto deberían tomarse en cuenta los siguientes ítems:

1- las herramientas de compensación no se deberían utilizar para justificar o compensar prácticas pobres de manejo ambiental
2- Las zonas protegidas en compensación deberían ser, preferentemente, áreas ecológicamente similares al hábitat natural original convertido o degradado por el proyecto minero y deberían estar sujetas a menor cantidad de amenazas existentes (o anticipadas) contra la biodiversidad.
3- Las zonas protegidas en compensación deberían ser de valor equivalente y no de menor tamaño que el hábitat natural original convertido o degradado por el proyecto minero. Además, se debería tener algún tipo de medidas de contingencia para contrarrestar los impactos secundarios y las futuras expansiones no planificadas.
4- Donde sea posible, las herramientas de compensación deberían complementar otros programas gubernamentales o de otros socios en la conservación. También deberían ser sensibles a las prioridades de conservación en las iniciativas nacionales o regionales para implementar el Convenio sobre Diversidad Biológica.
5- La aplicación de las herramientas de compensación deberían generar una ganancia neta para la biodiversidad a lo largo del tiempo teniendo en cuenta el marco temporal de los procesos ecológicos. Esto debería ser evaluado por estudios científicos.
6- Deberían perdurar en el tiempo. Deben compensar el impacto del desarrollo no solo durante el período en el que ocurre el impacto, sino más allá de dicho período.
7- Las herramientas de compensación deberían ser cuantificables. Para ello es fundamental que se valoren correctamente los impactos, limitaciones y beneficios.
8- Deberían ser focalizados. Para ello se debe tener en cuenta que se deben compensar los impactos sobre una base “igual por igual o mejor”.
9- Las herramientas de compensación deberían ubicarse en forma adecuada. Idealmente deberían compensar el impacto dentro de la misma zona.
10- Las herramientas de compensación deberían ser complementarias. Es decir, sumarse a otros compromisos existentes y no estar financiadas en virtud de un programa separado.
11- Se debería poder ejercer su cumplimiento a través del desarrollo de condiciones acordadas, condiciones de licencia, cláusulas o un contrato.
12- Al elegir las herramientas de compensación aceptables deben ser consultadas con los grupos de interés.

I.3- en referencia a la mejora de la biodiversidad, sostenemos que dentro de los límites de una operación,- que podríamos llamar dentro de la esfera- se puede manejar el hábitat natural en zonas no alteradas para mejorar su valor para la biodiversidad o se puede restaurar el hábitat que ha sufrido alteraciones históricas (no vinculadas con la minería); y pueden extenderse a segundas, terceras y cuartas esferas: la segunda refiere a la zona de concesión más amplia; la tercera representa al área más amplia de interacciones ambientales o sociales; y la cuarta se refiere al apoyo o asesoramiento de las operaciones mineras a nivel regional o nacional en respaldo de la conservación de la biodiversidad
En términos generales, las oportunidades de mejora podemos agruparlas en las siguientes categorías:

1. Manejo del hábitat natural para mejorar su valor;
2. Incremento del conocimiento científico sobre los ecosistemas o las especies a través de estudios a nivel ecosistema, hábitat o especie.
3. Conexión con iniciativas existentes en torno a la conservación.
4. Respaldo al manejo o la creación ambiental y socialmente sustentable de zonas protegidas.
5. Respaldo al desarrollo de capacidades de las organizaciones de conservación, agencias o comunidades.
6. Tratamiento a algunas amenazas subyacentes a la biodiversidad.
7. Fomento de iniciativas integradas de desarrollo y conservación

II- Tal como hemos venido desarrollando en el presente trabajo, la fuente del derecho internacional ambiental es clave para la comprensión de la problemática abordada, desde las primeras declaraciones sobre el medio humano aprobadas en la Conferencia de Estocolmo de la Organización de las Naciones Unidas en el año 1972 y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebrada en Río de Janeiro, Brasil, en el año 1992: hasta la adopción del Convenio sobre biodiversidad por parte de la Comunidad Internacional, y el Plan de Aplicación de las Decisiones de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible en Johannesburgo (Sudáfrica) del año 2002, del cual surge la separata de los temas relativos a una actividad minera sustentable.
Los hitos indicados demuestran un fortalecimiento de la protección jurídica del ambiente y surgen como testigos al amparo de la biodiversidad en la industria minera.-De los pilares ambientales internacionales, trasciende la noción de desarrollo sustentable que implica que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras, utilizando los recursos en forma racional. Se trata de un término que atraviesa horizontalmente los sistemas biológicos, económicos y sociales, en busca de una armonización o equilibrio que permita una mejora de la calidad de vida del hombre, respetando el derecho de las próximas generaciones a contar con la misma o mejor calidad de vida.

III- Esta fuente externa se ve consolidada con el proceso de constitucionalización del ambiente. La Constitución Nacional luego de operarse la reforma efectuada en el año 1994 ha receptado en su cuerpo, explícitamente el derecho de todos los habitantes a gozar de un ambiente sano.
El artículo, en su primer párrafo, introduce el concepto desarrollo sustentable. En la segunda parte del primer párrafo, se introducen disposiciones que deberán ser aplicables a quienes ocasionen un daño al ambiente, siendo que prioritariamente se deberá realizar la recomposición del mismo según establezca la ley.
A continuación, el constituyente enunció en forma las obligaciones del Estado en materia ambiental. En esta parte el artículo además de establecer las obligaciones del Estado en cuanto a la protección y preservación de los recursos naturales, el patrimonio cultural y la diversidad biológica, le encomienda dos obligaciones esenciales que se complementan entre sí, la obligación de educar a la población e informar, para que los habitantes puedan ejercer plenamente sus derechos.
Del texto del Art. 41 de Nuestra Constitución Nacional se desprende claramente que al Estado Federal le corresponde el “dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección” y a las provincias dictar las normas “necesarias para complementarlas”. En este sentido hemos pregonado un “federalismo de concertación” del cual la cuestión ambiental debía actuar como paradigma a seguir; dicho paradigma implica hoy que la norma o las normas de presupuestos mínimos son un piso al que las provincias quedan habilitadas para colocar un techo más alto para complementarlas, en virtud de la potestad de éstas de extender la protección ambiental en sus territorios
Conjugando el artículo 41 con el resto del articulado de la Constitución Nacional, decimos que el artículo 124 de la Constitución Nacional afirma que el dominio originario de los recursos naturales pertenece a las provincias. En consecuencia, considerando que quien detenta el dominio de los recursos naturales es quien ejerce la jurisdicción ambiental, se infiere que las provincias son quienes ejercen jurisdicción y retienen el poder de policía en materia ambiental conforme lo determina el art. 75 Inc. 30 de la Constitución Nacional.
IV – El Capitulo respectivo del Código de Minería se encuentra en concordancia con el mandato constitucional y salvaguarda, efectivamente, los sistemas de responsabilidad ya previstos en nuestro ordenamiento.
La disposición establecida en el parágrafo segundo del párrafo primero del artículo 41 de la Constitución Nacional se halla garantizado por la ley general del ambiente (LGA) 25.675, por la Ley de Residuos Peligrosos (LRP) 24.051 y el Código de Minería (T.O. Decr. 456/1997).
Las mismas reglamentan la obligación de resarcir los daños causados por una alteración del ambiente, (arts. 27/33 LGA; arts. 45/48 LRP; arts 263 y concordantes C. de Minería).-
Los regímenes de responsabilidad previstos en la Ley General de Ambiente y el Código de Minería, en cuanto implican la configuración de ilícitos y con ello la obligación de resarcir el daño causado con las consecuencias resarcitorias pertinentes deben completarse con el tratamiento del Código Civil especificado.
En igual alineación, el Código de Minería -art. 263- prescribe que todo el que causare un daño actual o residual al patrimonio ambiental estará obligado a mitigarlo, rehabilitarlo, restaurarlo o recomponerlo según el caso.
Este temperamento concuerda con la solución del Código Civil -art. 1083-.

V- Es clave dentro de esta tutela jurídica ambiental minera sustentable el estricto cumplimiento del procedimiento administrativo de la EIA como instrumento preventivo de gestión ambiental incorporado tempranamente en el proceso de desarrollo y de toma de decisiones, evaluando y corrigiendo las distintas etapas de los proyectos mineros, evitando, atenuando o compensando sus eventuales impactos ambientales primarios, secundarios y cualquier otro de carácter negativo; proceso que mantiene una relación permanente con la actividad minera a emprender, desde la exploración inicial hasta el cierre de la mina, mediante el cual ofrecimos, en el capítulo VI una significativa herramienta para garantizar que la biodiversidad este integrada a la planificación del proyecto, pudiendo, de esta forma, demostrar la industria minera un compromiso con la misma, focalizado, asimismo, con la participación de los grupos de interés.-

VI- Por ultimo, no se puede soslayar que la Argentina se encuentra desde hace casi 20 años en un creciente proceso de integración regional, en este sentido, desde el Tratado de Asunción el MERCOSUR se ha ido adquiriendo reconocimiento ambiental. Subsiguientemente, el trabajo de la REMA (Reunión especializada del medio ambiente) que se centró en las directrices descriptas en el capítulo VII del presente; surgiendo en consecuencia el Subgrupo de Trabajo Nº6 de Ambiente y finalmente por decisión Nº 2/01 del Consejo del Mercado Común (CMC) se presentó el “Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del MERCOSUR” aprobado por la “XX Cumbre Presidencial de MERCOSUR” en el año 2001 en Asunción, Paraguay. Tres años después se firmó el Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de Medio Ambiente del MERCOSUR en materia de cooperación y asistencia ante Emergencias Ambientales

Dicha normativa integral perfecciona la gestión sustentable propuesta para la actividad minera, a fin de que, entre otros, se tomaren en cuenta los efectos de la integración sobre la contaminación transfronteriza.

VII- Las herramientas jurídicas novedosas, desplegadas en el presente, fueron puestas en juego en ocasión del pronunciamiento de “Villivar”; los señores magistrados consideraron que el art. 11 de la Ley Nacional 25.675 reitera como presupuesto mínimo común de aplicación obligatoria en todo el territorio de la república para toda actividad susceptible de degradar el ambiente, o afectar la calidad de vida de la población de manera significativa, la sujeción a un procedimiento de evaluación ambiental, previo a su ejecución. Destacando, además, que el Art. 1 de la ley provincial 5001 prohíbe terminantemente la actividad minera metalífera en la modalidad a cielo abierto, así como la utilización de cianuro en los procesos de producción minera en el territorio de la Provincia de Chubut y que su art. 3ro dispone que la delimitación de las zonas y modalidades de producción deberá ser oportunamente aprobada por una nueva ley, incluyendo las áreas exceptuadas de la prohibición establecida en el Art. 1ero.
El voto de los tres Ministros de la CSJN señaló que el eje de la decisión final en materia de explotación minera, no es la concesión legal, mediante el cual el art. 10 del Código de Minería establece la propiedad particular de las minas, sino que su explotación esta supeditada a la decisión minero-ambiental de la autoridad local.-
En este estado, es dable destacar, la permanente intervención de los grupos de interés, por así decir, en concordancias, la comunidad, con el plebiscito no vinculante convocado por el intendente de Esquel; y las Organizaciones no gubernamentales, tales como la Fundación Ambiente y Recursos Naturales –FARN- con la presentación de un Amicus Curiae ante la CSJN.- En su presentación la FARN afirmó que el proyecto minero no había dado cumplimento a la normativa ambiental vigente. Específicamente, explicó que no se respetaron los aspectos vinculados con la evaluación de impacto ambiental que produce la explotación y los mecanismos de participación ciudadana.
En el Amicus Curiae la Fundación sostuvo, que “las técnicas de lixiviación de cianuro en tanques propuestas por la empresa para llevar a cabo la explotación minera, pueden alterar de manera significativa e irreparable el medio ambiente…”
VIII- Concluyentemente, la actividad minera no puede escapar de esta dirección cada vez más tuitiva. Si bien la minería tiene un impacto innegable sobre el ambiente, abordar la actividad en consonancia con la tutela ambiental impone una serie de desafíos como los descriptos en el inicio del presente capítulo.

IX- Continuando con los lineamientos del presente trabajo, anhelamos mencionar el valioso aporte, entre tantos otros, que realizó el Doctor Dalla Vía en ocasión de formular expresiones sobre el “Nuevo Estado”, refiriendo que, este último vocablo no reseñaba a un nuevo estado, como por ejemplo a una España posfranquista, o a un estado pos revolucionario, sino que reafirmaba la idea de Estado en su sentido más tradicional, describiendo una dimensión finisecular con las consecuencias, contexto, ideas e interrogantes del nuevo milenio.
El autor, parafraseó A Rudolf von Ihering , recordó a Hans Kelsen , y tuvo presente a Humberto Ecco en cuanto a sus expresiones que después de tanto hablar de crisis, se encuentra en crisis el propio concepto de crisis.

Sosteniendo, de esta forma, el maestro Dalla Vía, que la crisis del Estado finisecular vino de la mano de la globalización conformando manifestaciones de una nueva ideología: el economicismo, en tiempos donde también hubo otra crisis, que fue la ideológica que preocupó seriamente a teóricos y filósofos a partir de los años sesenta.
Sustenta, que una de las manifestaciones más palmarias de la crisis del estado finisecular se dio por el problema de la legitimidad, y sigue en ello a Max Weber en la creencia y en la aceptación que tienen los ciudadanos sobre los actos de los gobernantes y la obligatoriedad que entraña a los mismos, expresando “que se ha observado que la legitimidad proviene del lado de la sociedad y no del lado del estado”
En cuanto al economicismo, sostuvo que este llevaba a la pretensión de regular las relaciones sociales de acuerdo con las reglas del mercado, pretendiendo regular la actividad política por las mismas reglas y que el derecho es alcanzado por tales pretensiones, siendo ello una idea reduccionista.
Posteriormente, menciona a Maquiavelo ratificando que a partir de sus teorías la política comienza a definirse y a estudiarse como una ciencia con objeto y métodos propios y menciona las grandes aportaciones teóricas de Jellinek , Kelsen , Weber, Marshal , entre otros.

Marca las diferencias del modelo norteamericano con otros estados federales latinoamericanos y con la Republica Argentina en particular, “que no obstante haber seguido aquel modelo en su diseño constitucional, se nutre de su aporte y tradición de su pasado colonial español”

Ensalzó los aportes de Vanossi y Nino en aspectos constitucionales y de Mario Justo López en el área de la Ciencia Política, remarcando que “en la Republica Argentina el término Estado se identifica con el Estado Federal, toda vez que es el pueblo de la Nación (como un todo) el único titular de la soberanía”
Describiendo así, como se fue arribando a distintas formulaciones dogmáticas “coincidiendo todas las modernas tendencias en basar la legitimidad en el sistema democrático a través de la elección de los representantes por el voto popular y de modo más reciente, en la ampliación de los canales de participación ciudadana”.

Es aquí donde hacemos un paréntesis y traemos a razonamiento nuestra conclusión sobre el caso Villivar en cuanto decimos: ““ya nada podía ser igual después del plebiscito”.

Continuando con las palabras del maestro Dalla Vía, reiteramos que había puntualizado que el problema a enfrentar era el de la globalización, mencionado precedentemente, y que ante esta cuestión se planteaba la reformulación del Estado – por ello se refirió al Nuevo Estado-
Trato, también, sobre la caída del Muro de Berlín , de los procesos avanzados de integración como el caso de la Unión Europea.

Como asimismo, del fantasma de la superpoblación mundial, así como de algunas medidas drásticas como las de limitar, por este ultimo motivo, por ley el número de hijos a concebir por pareja sosteniendo que esta preocupación ”se entremezcla con la escasez de alimentos en vastas zonas del planeta y hasta con las nuevas preocupaciones ambientalistas……que han contribuido a una nueva valorización sobre la administración de los recursos.”

Dentro de este marco se pregunta el autor que capitalismo queremos si un capitalismo salvaje o un capitalismo con rostro humano, sosteniendo que somos protagonistas, partes y testigos de esa lucha, convencido el autor que en esa lucha también va la lucha por la Democracia y la Libertad

Recuerda la obra de Maurice Duverger en “Instituciones Políticas y Derecho Constitucional” ‘ en la que se planteaba la correlación existente entre Democracia como sistema político y la Economía de Mercado como sistema económico; toda vez que en ambos sistemas la premisa de la acción humana es la libertad, idea que había sido magníficamente desarrollada por Juan Bautista Alberdi en su proyecto de Constitución para las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Señala, asimismo, que la historia demuestra también la existencia de muchos intentos totalitarios y autoritarios que pretendieron implementar sistemas de economía de mercado sin libertad política y que, por supuesto, culminaron en el fracaso.
Menciona “La cuadratura del circulo” de Ralph Dahrendorff en cuanto a asegurar la libertad política, la igualdad de oportunidades, el derecho al desarrollo, al progreso y la realización de los Derechos Humanos frente a la omnipotencia del mercado como nuevos planteos de la globalización.
Trata del proceso de integración del MERCOSUR como uno de los objetivos que asimila a los del Constituyente de 1853.

Finalmente, enarbola los valores provenientes del ideario constitucional, abriendo un horizonte de redoblada esperanza, enumerando , en apretada síntesis, dichos valores de la siguiente forma:

a) Los Derechos humanos
b) La protección del medio ambiente
c) La ampliación de la legitimación y la tendencia hacia una plena judiciabilidad.
d) La descentralización territorial como tendencia hacia la autogestión y el autocontrol, y
e) La fuerza normativa de las constituciones.

X- Sobre la protección de los derechos humanos, decimos, que las legislaciones han operado una receptividad del derecho internacional en el derecho interno. En nuestros tiempos no podría concebirse una constitución que no respetara los derechos humanos.

XI- Sobre la protección al ambiente y aquí damos cita a la finalización del presente – hemos desarrollado nuestra investigación en extenso – parafraseando al maestro Dalla Vía, sostenemos que causó una impronta de conmoción en todas las legislaciones.

XII- De modo concluyente, el desarrollo del presente trabajo nos permite reforzar la idea de la sustentabilidad dentro del paradigma ambiental en una actividad conflictiva, pero económicamente insoslayable para nuestro desarrollo como es la minería.-